Calendarios de Adviento poco tradicionales

El Adviento y la Navidad son dos de las épocas del año que más me gustan. No solo porque tengo niños pequeños que disfrutan con todos los preparativos de Navidad, villancicos, decoración y manualidades navideñas incluidas, sino que ya me gustaba de antes, y mi ilusión se mantiene a pesar de las ausencias que se hacen más presentes en estas fechas.

Este año, además me he encontrado con dos iniciativas que unen Adviento y Ciencia (y tal vez haya más) como son los calendarios de adviento científicos, que al igual que los tradicionales cada día abren "una nueva ventana" a imágenes de ciencia incluyendo información de interés.

Laura Morrón, en su estupendo blog Los Mundos de Brana (sus entradas sobre biografías de grandes científicos deberían ser obligatorias en el colegio) nos habla de los orígenes de la tradición del Calendario de Adviento y menciona el calendario de adviento de la Max Planck hace una cuenta atrás diferente. Abre cada día la puerta a una imagen científica con su consiguiente explicación.
La de hoy es una imagen de una sepia tropical que cambia de color y este color se propaga en forma de ondas, lo que se utiliza para estudiar pequeños conjuntos de neuronas.
Más información sobre la foto aquí
Pero este no es el único. En la página de Compound Interest que explora los compuestos químicos presentes en las cosas que utilizamos diariamente (con el fin de demostrar que todo es química...) se puede encontrar un bonito calendario de adviento con productos químico. El de hoy es el mentol, que se utiliza tradicionalmente en los bastones de Navidad de caramelo.



Y está claro que cualquier época del año es buena para aprender, ligado con la Navidad explican de forma detallada la química que hay detrás del color rojo de las hojas de las poinsetias, plantas navideñas por excelencia. Lo que yo no sabía es que se puede fabricar un indicador de pH con sus hojas, igual que con las hojas de la lombarda, ya que la antocianina que contiene exhibe variaciones de color por efecto de la acidez del medio.
 Así que guardad las hojas que se caen de vuestras plantas de Navidad, cocedlas e impregnad papel de filtro con el líquido obtenido, así tendréis un papel indicador listo para cualquier experimento casero con cambios de pH.

PD. Feliz cumpleaños mamá, guárdame las hojas que se caigan de tu poinsetia...