Grafeno: un material puntero con grandes posibilidades en divulgación

En el ciclo de conferencias que se desarrolla en Oviedo conmemorando el 75 Aniversario del CSIC hoy se va a hablar sobre grafeno.
La Dra. Rosa Menéndez, coordinadora institucional del CSIC en Asturias impartirá a las 20 h una conferencia titulada "Ciencia y Tecnología del Grafeno. ¿Se estás cumpliendo las expectativas?" a la que, aunque no soy el presidente del CSIC, aprovecho para invitaros.


El grafeno es un material de carbono muy interesante. El grupo de Rosa Menéndez lleva trabajando unos años en grafeno y materiales grafénicos y recientemente ha publicado junto con Clara Blanco, también del INCAR un libro de divulgación titulado ¿Qué sabemos del grafeno? en el que de forma amena y breve cuenta la historia de este material, desde su descubrimiento hasta los últimos avances, incluyendo sus posibles aplicaciones y en el que habla un poco del tema que se va a tratar en la charla, determinar si todas las expectativas puestas sobre este material son realistas. El libro además, desde mi punto de vista tiene un interés especial, puesto que hace hincapié en la diferencia entre grafeno y materiales grafénicos, que son cosas diferentes aunque a menudo se incluyen a todos estos materiales bajo el mismo paraguas. 
Brevemente el grafeno es una capa aislada de carbono con estructura hexagonal mientras que en el término materiales grafénicos se incluyen materiales con unas pocas capas de grafeno o materiales en los que hay una serie de defectos estructurales o químicos (vacantes de carbono o anillos de cinco o 7 átomos de carbono, en el primer caso o átomos diferentes, por ejemplo oxígeno en el segundo). Un simple vistazo a la wikipedia muestra las extraordinarias propiedades del grafeno (para información más detallada la versión en inglés es estupenda). 

El grafeno además cuando te enfrentas a un público infantil o juvenil es especialmente interesante. En primer lugar porque es un material cuya existencia real se demostró hace poco (en 2004) y de forma bastante poco convencional, y que permite una demostración in situ del método original de obtención de grafeno ya que solo necesitamos cinta adhesiva, papel y un lápiz. Además, me permite una lección de motivación y autoconfianza, a veces los experimentos sencillos y las ideas más alocadas funcionan y no hay que tener miedo a afrontar los problemas desde una perspectiva nueva. André Geim y Kostantin Novoselov descubrieron que era posible aislar capas monoatómicas de carbono, grafeno, un viernes por la tarde, después de tomarse unas cervezas en el pub, en sus "experimentos locos de los viernes por la tarde" y lo hicieron con cinta adhesiva y grafito. Seis años después recibieron el premio Nobel de Física por su descubrimiento (y por las propiedades que descubrieron al obtener las capas monoatómicas).


Pero además me permite acercarles a la realidad de los laboratorios, qué es lo que se investiga y por qué, porque es evidente que el método que siguieron Geim y Novoselov para obtener grafeno es difícil de aplicar a gran escala, y que por tanto se han desarrollado y se siguen desarrollando métodos diferentes para la obtención de grafeno de distintas características (en realidad grafeno y materiales grafénicos) puesto que el método de obtención está íntimamente relacionado con las propiedades del material que se va a obtener y por lo tanto con las posibles aplicaciones del mismo. 

Y además puedo contar con la colaboración del gran Tadeo Jones, para que me ayude a acercarles este sin par material.



Esta entrada participa en la XLII edición del Carnaval de Química, alojado en ciencia xxi