El CO2 y la reutilización

Vía Ambrosio Liceaga y Miguel Artime nos llega una noticia sobre la utilización de CO2 ambiental para fabricar nanofibras de carbono.

Las fuentes originales de la noticia son la BBCy el portal Phys.Org que recogen una investigación presentada en la reunión de la American Chemical Society que afirma que es posible fabricar nanofibras de carbono de forma económica a partir de CO2 del aire y energía solar (mediante el uso de concentradores solares que permitan alcanzar temperaturas lo suficientemente elevadas como para fundir las sales que emplean para absorber el CO2).

Hasta aquí todo es razonable,  otra cosa es la afirmación de los responsables de la investigación que indican que podría ser un método para disminuir significativamente los niveles de CO2 atmosférico. Y aquí es donde ya algunos científicos que trabajan en reducción de emisiones han mostrado su escepticismo (como Paul Fennell, experto en reducción de emisiones de CO2, en la propia página de la BBC).

La razón es muy clara, y es la de siempre. Las cantidades de CO2 que emitimos a la atmósfera anualmente son enormes, el año pasado emitimos treinta y seis mil millones de toneladas de CO2 . Esto implica que para volver a los niveles preindustriales de CO2 como sostiene el Prof. Licht podríamos producir 8 mil millones de toneladas de nanofibras de carbono al año. Sencillamente no hay mercado para esta cantidad de nanofibras. Dentro de los materiales de carbono, el que tiene una mayor cuota de mercado son los carbones activos, y las estimaciones indican que en 2018 se producirán alrededor de 2 millones de toneladas, estamos hablando de tres órdenes de magnitud menos que la producción de nanofibras que obtendríamos para "solucionar el problema del CO2"

Recupero una figura muy gráfica que utilizo cada vez que en la prensa leemos una noticia tipo "no tires el CO reutilízalo para fabricar xxxx" y que compara las emisiones de CO2 con la cantidad de este gas que se utiliza industrialmente.
De igual forma ya podemos convertir todo este gas en nanofibras de carbono, independientemente de lo baratas que salgan no valdrían nada, porque el mercado estaría completamente saturado y en ese caso la comparación que hace respecto al coste actual de fabricación es absolutamente falaz a gran escala.